Guadalupe Ramos, 56, FMC Fort Worth, TX

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Esta página es en colaboración con Mourning Our Losses; Guadalupe Ramos con sus hijas, cortesía de la sobrina de Guadalupe, Veronica Chavez.

Guadalupe Ramos disfrutaba de las barbacoas, pasar el tiempo con su familia y bailar. Su sobrina, Veronica Chavez, dijo que esperaba conocer a sus nietos y ver a sus hijos nuevamente. Ella le dijo a un periodista que cuando Guadalupe firmó su sentencia, “en ninguna parte decía que firmaría una sentencia de muerte.” Pero después de una intensa batalla contra el coronavirus, Guadalupe murió en el Hospital John Peter Smith en Fort Worth, Texas el 10 de mayo de 2020. Tenía solo 56 años.

La última vez que Verónica habló con Guadalupe, cuando estaba en Centro Médico Federal (CMF) Fort Worth, una prisión médica federal en Texas, le faltaba el aliento y tenía miedo. Solo dos días después de la muerte de Guadalupe, CMF Fort Worth tuvo el tercer número más alto de casos reportados de COVID-19 de todas las prisiones federales en los EE. UU., con un 43% de las personas alojadas allí que dieron positivo. La unidad en la que se alojó Guadalupe fue la primera en el centro en tener diagnósticos positivos. Otro hombre alojado allí dijo a los periodistas que se les había informado que “sin importar qué” estaban destinados a contagiarse. Un oficial de correcciones dijo que casi los 272 hombres en la unidad de Guadalupe contrajeron el virus.

La familia de Guadalupe había estado luchando por una liberación compasiva desde abril, especialmente debido a sus condiciones médicas preexistentes. La Oficina Federal de Prisiones dijo que esas condiciones lo hicieron más vulnerable. Sin embargo, a pesar de un plan de contingencia federal supuestamente en vigente desde enero, Guadalupe y muchos otros en CMF Fort Worth no estaban protegidos de la rápida propagación de COVID-19.

Guadalupe dio positivo por coronavirus el 23 de abril “y fue inmediatamente colocado en aislamiento.” La prisión falló a comunicarse con ninguno de sus contactos de emergencia, una hermana y una hija, para informarles sobre su diagnóstico y estado. La familia de Guadalupe descubrió lo que estaba sucediendo solo después de que la esposa de otro hombre los contactó para informarles que había sido trasladado a un hospital local, el 25 de abril. Durante dos días después, tuvieron poca información, sin saber siquiera a dónde lo habían llevado.

Después de una empeora en su condición el 28 de abril, Guadalupe fue revivido y colocado en un ventilador. Permaneció con soporte vital y en coma durante dos semanas hasta que falleció en las primeras horas de la mañana del domingo 10 de mayo de 2020.

Los tres hijos adultos de Guadalupe perdieron a su madre por cáncer solo cinco días antes de perderlo. Lamentamos la pérdida de Guadalupe Ramos y nuestros corazones están con su familia.

Este memorial fue escrito por el miembro del equipo, Luci Harrell, con información de los informes de Kaley Johnson de Fort Worth Star-Telegram, Jennifer Prohov de WFAA ABC 8 y el Departamento de Justicia de EE. UU. Translated by Claire Chang / Traducida por Claire Chang.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit

Life in Quarantine: Witnessing Global Pandemic is an initiative sponsored by the Poetic Media Lab and the Center for Spatial and Textual Analysis at Stanford University.

Our Sponsors and Partners

Find Us!

Center for Spatial and Textual Analysis (CESTA),
Stanford University

Address:
4th floor, Wallenberg Hall (bldg. 160)
450 Jane Stanford Way
Stanford, CA 94305
Stanford Mail Code: 2055